¿Qué es la hemiparesia?

 

La hemiparesia, hemiplejia o parálisis cerebral unilateral es una de las formas en las que clasificamos la parálisis cerebral, que afecta a uno de los dos lados del cuerpo (hemicuerpo).

En la hemiparesia siempre se ve afectado el brazo y la pierna de un lado, y esta afectación  en algunas ocasiones también se acompaña de la mitad del tronco del mismo lado (hemitronco), mientras que el otro hemicuerpo funciona con normalidad. Es decir, un niño con una hemiparesia derecha va a presentar afectado su brazo, pierna y/o hemitronco derecho, mientras que su parte izquierda no va a presentar afectación neurológica.

Si a vuestro hijo/a le han diagnosticado de hemiparesia es normal que tengáis muchas preguntas y busquéis respuestas. Desde efisiopediatric, esperamos poderos ayudar a dar respuesta a estas preguntas, porque sabemos que es algo importante para vosotros.  

La información presentada aquí trata de ser lo más concreta posible; de todas formas, recuerda que cada niño es particular, y puede que muchos aspectos que mencionamos no se vean en vuestro hijo/a o se desarrollen de manera diferente. Si en algún momento tienes alguna consulta puntual o quieres un asesoramiento especializado, no dudes en contactar con nuestro equipo de expertos.

¿Hemiparesia o hemiplejia?

Pese a que en ocasiones hablamos de hemiplejia, en los niños lo más correcto es hablar de hemiparesia.  La hemiplejia es cuando la lesión cerebral causa una parálisis del brazo y pierna; es decir, completa pérdida del movimiento.  Por el contrario, la hemiparesia,  hace referencia a la presencia de dificultades para realizar movimientos voluntarios con su mano o su pierna, en mayor o menor grado.

Una de las manifestaciones  más frecuente de parálisis cerebral

La hemiparesia es una condición muy frecuente entre los niños, ya que uno de cada mil niños nacidos la presenta. Dentro de la parálisis cerebral, la hemiparesia es, junto a la diplejia, una de las afectaciones  más frecuentes, abarcando el 39% de los casos totales de parálisis cerebral.  Por lo tanto, se trata de una afectación relativamente común, de la cual sabemos cada vez más.

Desde etapas muy tempranas, aproximadamente a los 3-5 meses de vida del niño, podemos observar algunos aspectos de la hemiparesia, por ejemplo: la gran dominancia e integración del brazo sano, y la no utilización del brazo parético en los diferentes movimientos que realiza a esta edad.

¿Qué causa la hemiparesia?

Al igual que en el resto de formas de la parálisis cerebral , las causas de la hemiparesia en muchas ocasiones se desconocen y en muchos casos no se llegan a relacionar con ningún acontecimiento concreto. Por ello, no es recomendable invertir fuerzas en buscar un culpable o un porqué.  Buscar culpables o la causa concreta de lo que ha pasado no va a cambiar mucho la situación de vuestro hijo/a, por lo que es más aconsejable invertir vuestras fuerzas en mejorar su calidad de vida.   

Lo que provoca que vuestro hijo/a tenga una hemiparesia es una lesión ocurrida en una zona concreta de su cerebro. Esto puede producirse por diferentes mecanismos: ictus o accidente cerebro-vascular isquémico (origen arterial); accidente cerebro-vascular hemorrágico (origen venoso) o trombosis venosa cerebral.

El efecto principal de estos tres tipos de accidentes es el mismo: disminuye la cantidad de sangre que llega al cerebro, lo que provoca la muerte neuronal en la zona que se queda sin aporte sanguíneo.

El accidente cebebro-vascular isquémico, o más conocido como ictus es el más común de todos, se produce en un 80% de todos los casos; mientras los otros dos tipos se producen en un 20% de los casos.

Cuando estas lesiones suceden antes, durante o próximas al nacimiento se denomina hemiparesia congénita y es la que encontramos en el 80% de los casos. Cuando sucede posteriormente al nacimiento, a lo largo del 1º año de vida del niño, se denomina hemiparesia adquirida, y es la responsable del 20% de los casos de hemiparesia infantil.

Pronóstico de los niños

La hemiparesia  afecta de forma distinta a cada niño, por lo que distinguimos diferentes grados de afectación. Puede que vuestro hijo/a presente una afectación  muy evidente, pues apenas utiliza su mano o que tenga dificultades para ponerse de pie o caminar, o  le cuesta mantener el equilibrio, etc.;  o  puede que presente una hemiparesia que sea tan leve que apenas se note, excepto cuando realiza algún ejercicio complicado o actividad física.

Habilidad para caminar

A día de hoy sabemos que los niños con hemiparesia acostumbran a presentar un buen pronóstico en cuanto a su capacidad de moverse y caminar ( el 99% de los niños con hemiparesia están clasificados en los niveles I, II o III del GMFCS). 

proporcion afectados

Habilidad manual

Respecto a las habilidades de la manos, los niños que presentan esta condición son muy  funcionales e independientes en las actividades de la vida diaria, gracias a que su mano sana se vuelve muy habilidosa y a que compensan con ayuda del resto del cuerpo (boca, piernas, …)  las carencias de la mano afecta.

La mayoría de niños con hemiparesia se encuentran en el Nivel II del Sistema de Clasificación de la Habilidad Manual (MACS) ; lo que significa que tienen la habilidad de manipular la mayoría de los objetos con un poco de reducción de velocidad y/o calidad del movimiento.

Tabla II

¿La hemiparesia empeora con el tiempo?

La hemiparesia, como condición, no cambia a lo largo del tiempo. Sin embargo, a medida que el niño crece y va desarrollándose, podemos observar algunas alteraciones secundarias  como acortamientos musculares o diferencias entre la longitud de las extremidades.

Por otro lado, aproximadamente la mitad de los niños diagnosticados de hemiparesia, pueden presentar problemas adicionales, como la epilepsia, alteraciones visuales o dificultades en el habla. Es menos frecuente que presenten problemas perceptuales, dificultades en el aprendizaje o alteraciones emocionales o de comportamiento. A medida que el niño crece, estos problemas pueden ser cada vez más frustrantes y discapacitantes, más que los problemas físicos obvios, para ello es importante contar con profesionales especializados.

¿Qué se puede hacer para ayudar a mi hijo?  

Tal y como comentamos en el apartado dirigido al tratamiento general de la parálisis cerebral, el hecho de que la hemiparesia no tiene cura no resta que se puedan hacer muchas cosas para disminuir sus efectos y para que vuestro hijo/a aprenda a convivir con su condición.

Desde el momento en el que el niño es diagnosticado, debemos trabajar todos en conjunto, tanto profesionales como vosotros, los padres y familia, con el objetivo de promover el máximo desarrollo y la máxima autonomía e integración social del niño.

Que debes tener presente:

  • Aunque los niños con hemiparesia comparten muchas características comunes, cada uno de ellos presenta sus particularidades, por lo que su atención ha de estar adaptada y personalizada a sus necesidades.
  • Es probable que precise de intervenciones basadas en diferentes disciplinas: fisioterapia pediátrica, logopedia, psicología, etc.
  • Los resultados que consiga vuestro hijo/a pueden ser diferentes a otros niños con hemiparesia, pues dependen de múltiples factores (entorno, motivación, particularidades propias, etc.)
  • Las intervenciones que debe recibir van a depender de los objetivos que se persigan.
  • Durante los primeros 5 años de vida de vuestro hijo/a, las intervenciones más adecuadas son las que buscan aprovechar la neuroplasticidad de su cerebro  y a favorecer al máximo el desarrollo de sus habilidades.
  • Cuando vuestro hijo/a no puede desarrollar una habilidad, se debe compensar y adaptar el ambiente con ayuda de alguna tecnología de asistencia para favorecer que pueda realizar esta habilidad a “ su manera”.
  • Es importante favorecer que vuestro hijo/a tenga un estado físico óptimo y hacer una prevención de las alteraciones secundarias.

¿Qué tratamientos son los más adecuados para mi hijo/a?

Hoy en día se sabe cuáles son las intervenciones que resultan más eficaces para los niños con diplejia. Sin embargo recuerda que:

  • Más terapia no es sinónimo de mejor.
  • Lo mejor para vuestro niño/a va a ser ofrecerle intervenciones eficaces, según sus necesidades y los objetivos perseguidos, y aplicarlo lo más precozmente posible.  

Se ha estudiado la relación y eficacia de las diferentes intervenciones que existen para los niños con hemiparesia, y se han clasificado según el grado de eficacia que se ha demostrado.

Las intervenciones en color verde ✅  son aquellas que han demostrado ser eficaces, proporcionando resultados favorables, por lo que  se considera que han de ser la primera opción a considerar para conseguir el objetivo para el cual ha demostrado su eficacia. Mientras que las señaladas en color naranja  son aquellas que, aunque precisan de más estudios que terminen de confirmar su eficacia,  en estos momentos se consideran tratamientos prometedores, por lo que su aplicación está recomendada.

intervenciones hemiplegia2 (2)

intervenciones hemiplegia (1)

Entender la hemiparesia y conocer cómo podéis ayudar a promover las capacidades del niño/a es vital. La fisioterapia pediátrica, junto con otras modalidades sanitarias, puede contribuir a ayudar al niño a desarrollar toda sus capacidades y a que sea lo más  autónomo posible a la hora de realizar las actividad de la vida diaria.

Por otro lado, existen varias asociaciones de niños y familias que conviven con esta condición, entre ellas: La Asociación de Hemiparesia infantil (Hemiweb), un grupo de madres y padres con niños afectados por hemiparesia, hemiplejía y/o trastornos asociados, en la cual podéis encontrar asesoramiento, apoyo de otras familias, orientación, etc; y la comunidad online Hemihelp, para niños y adultos con hemiparesia, la cual proporciona información, apoyo y guía a las personas con hemiplejía.

 

En efisiopediatric contamos con un Servicio de especialistas a tu disposición, dispuestos a resolver tus dudas y asesorarte.

SOLICITA TU CONSULTA
Mirari Ochandorena Acha, graduada en Fisioterapia por la Escuela Universitaria Gimbernat, con mención en la especialidad de neurología, y Máster en Fisioterapia Pediátrica por la Universidad Internacional de Cataluña (UIC). Doctorando en la Universidad de Vic-Universidad Central de Catalunya (UVIC-UCC). Con experiencia en fisioterapeuta neurológica y pediátrica en diferentes centros y entidades de Navarra y Barcelona.

También te puede interesar

¿Qué es la parálisis cerebral?

Partes del cerebro que se afectan en la parálisis cerebral y sus consecuencias

¿Por qué mi hijo tiene parálisis cerebral?

¿Por qué es importante diagnosticar cuanto antes la parálisis cerebral?

¿Son adecuadas las intervenciones que están recibiendo los niños con parálisis cerebral? 

¿Cómo fomentar la participación en actividades y deporte en niños con parálisis cerebral?


Referencias bibliográficas

Novak, I. Evidence-Based Diagnosis, Health Care, and Rehabilitation for Children With Cerebral Palsy. Journal of Child Neurology 2014, Vol. 29(8) 1141-1156

Eliasson AC, Krumlinde-Sundholm L, Rösblad B, Beckung E, Arner M, Ohrvall AM, Rosenbaum P. The Manual Ability Classification System (MACS) for children with cerebral palsy: scale development and evidence of validity and reliability.Dev Med Child Neurol. 2006 Jul;48(7):549-54.

Web Hemihelp. http://www.hemihelp.org.uk/hemiplegia/what_is_hemiplegia

Web Hemiweb. http://www.hemiweb.org/

Fuente de las imágenes