El nuevo paradigma de la fisioterapia pediátrica: en busca de la “movilidad efectiva”

movilidad efectiva

Tradicionalmente el objetivo principal del paradigma rehabilitador de la discapacidad infantil ha sido normalizar la marcha del niño a través de las diversas terapias.

Incluso cuando el pronóstico para caminar era pobre o limitado, se ha dado una atención importante, sino exclusiva, a la terapia, las ortesis, la cirugía y ayudas ambulatorias, con la esperanza de lograr alguna forma de caminar.   Para conseguir este objetivo, a veces muy difícil y otras imposible, se sometía al niño a las terapias, intervenciones, y se ponían a su alcance, todas las ayudas que fueran necesarias para lograrlo (muletas, caminadores y un largo etc.). En esta visión tradicional del tratamiento de la discapacidad se recurría a la silla de ruedas cuando no quedaba más remedio.

Afortunadamente, el paradigma actual está cambiando y lo que se busca es la “efectividad motora” del niño. ¿Pero, qué es esto de la “movilidad efectiva”?

La movilidad efectiva es la locomoción que es funcional, oportuna y eficiente respecto al gasto de energía. En otras palabras, cuando permite moverse con facilidad e independientemente de un lugar a otro.

Puede incluir una variedad de sillas de ruedas y ayudas ambulatorias que aumenten cualquier movilidad que el niño pueda tener.

El nuevo cambio de paradigma se debe al mayor conocimiento que tenemos del campo de la salud, la educación, o la psicología. Este mayor conocimiento, ha sido posible a diversos estudios que ponen en relevancia, entre otras cuestiones, la gran fatiga energética del niño al caminar y las posibles consecuencias derivadas del sobreesfuerzo continuado a lo largo de la vida.

Evidentemente, siempre que se pueda se trabajará para mejorar la marcha, pero en el nuevo paradigma lo primordial es mejorar la movilidad, utilizando para ello los medios necesarios.El objetivo es que el niño se mueva y participe en su vida con la mayor independencia posible y buscando el equilibrio entre la funcionalidad de la marcha y la fatiga energética.

Una movilidad efectiva se ha visto que favorece que el niño se desplace caminando en los momentos o actividades en los que presenta la capacidad de hacerlo, y que por otro lado tenga otras formas alternativas (silla de ruedas, caminador,…) para desplazarse en los momentos o actividades en las que su capacidad de marcha no se lo permite hacer caminando, lo que favorece una mayor participación en las actividades del colegio, familiares, de la comunidad, …  lo que a su vez, le permite un mejor desarrollo psicológico y social. 

movilidad efectiva 2 (1)

Claro que es importante que nuestro hijo reciba las mejores terapias posibles, para mejorar su marcha hasta donde se pueda. Pero, sería recomendable recordar en línea con el nuevo paradigma, el objetivo no es lograr a toda costa “normalizar la marcha” sino que el niño tenga una vida participativa, inclusiva, plena y feliz.

 

Fuentes consultadas:

Importancia de la “movilidad efectiva” para niños con discapacidad motriz

 

Fuente de la imagen

http://www.candoability.com.au/CDA/Blog/Zippy-Wheels-For-Toddlers-With-Disabilities_257.html

Compartir artículo en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Este artículo todavía no tiene ningún comentario.

Deja un comentario