Desarrollo del control cefálico

Desarrollo cefálico

En este artículo, Mirari Ochandorena, nos repasa cómo tiene lugar el desarrollo del control cefálico en los niños a lo largo de los primeros años de vida.

Logo-Cursos-efisiopediatric ¿Cómo  aprende un niño a controlar la cabeza?

El control de la posición de la cabeza o control cefálico es una de las primeras adquisiciones motrices que alcanza un niño en su vida. Esta habilidad motriz consiste en mantener la cabeza en una posición vertical respecto al tronco y su adquisición depende de la integridad del sistema nervioso central, es decir, de las distintas partes del cerebro.

El control cefálico tiene una gran importancia, ya que de él dependerá el desarrollo visual (fijación visual, coordinación ocular, coordinación óculo-manual, etc.), cognitivo, de la función manual (alcance, agarre, etc.), incluso el desarrollo del lenguaje, entre otras.

Por otro lado, los órganos sensoriales del sistema visual (ojos) junto al sistema vestibular (aparato vestibular y oído) se ubican en la cabeza, por lo que la falta de control cefálico adecuado tiene repercusiones en el desarrollo visual, la orientación y el equilibrio. También es necesario control cefálico para poder tragar alimentos sólidos de forma eficaz.

Con todo ello, podemos decir que el control postural de la cabeza o control cefálico es fundamental para la correcta realización de las actividades de la vida diaria.

Logo-Cursos-efisiopediatric Falta de fuerza: la responsable de las dificultades iniciales para controlar la posición de la cabeza

Un bebé recién nacido requiere de mucho soporte o apoyo para mantener su cabeza en posiciones adecuadas, pues sus músculos no presentan la suficiente fuerza para mover ni mantener la  posición de la cabeza. Hemos de pensar que el bebé ha estado durante nueve meses en un medio líquido dentro del vientre materno, es decir en un ambiente sin gravedad.

En el momento de nacer, pasa a estar en un ambiente en el que hay una nueva fuerza que hasta el momento no había experimentado, la gravedad. Por lo tanto debe aprender a mover y posicionar su cuerpo contra esta fuerza, para lo cual en primer lugar tiene que ganar más fuerza en sus músculos del cuello.

Otro aspecto que dificulta el control de la cabeza en un recién nacido es el peso de su cabeza, pues éste representa una cuarta parte del tamaño completo del cuerpo.

Por todo ello, el niño necesita ir ganando fuerza durante los primeros meses, lo cual puede conseguir de forma más efectiva si lo colocamos boca abajo (decúbito prono). De esta manera, el niño tendrá que levantar su cabeza para poder explorar el entorno, al mismo tiempo que ejercita la musculatura del cuello.

desarrollo cefálico 1

Logo-Cursos-efisiopediatric ¿Cómo tiene lugar el desarrollo típico del control cefálico?

El proceso de adquisición de control cefálico dura, aproximadamente, 4 meses.  

Durante el primer mes de vida, los bebés como mucho pueden mantener la cabeza en una posición vertical estable durante uno o dos segundos. De hecho, los músculos del cuello de un bebé recién nacido no son lo suficientemente fuertes como para controlar la cabeza en una posición vertical.

desarrollo cefálico 2

Hacia el final del primer mes de vida podrá levantar ligeramente la cabeza desde una posición horizontal (tumbado boca arriba).  Y poco a poco su capacidad para levantar la cabeza mejora, de manera que hay niños que hacia las 6 semanas de vida pueden empezar a hacer seguimientos con los ojos desde la posición boca arriba, cuando se les atrae su atención con un objeto que les resulte de interés.

desarrollo cefálico 3

Alrededor de los 2 meses, cuando se le sienta con ayuda, el bebé podrá mantener durante un tiempo corto la cabeza en una línea media, pero sus ojos estarán mirando a los pies.

El control más fino de los músculos flexores y extensores del cuello aparece típicamente a lo largo del tercer mes de vida, cuando la cabeza se posiciona estable indefinidamente en una posición vertical y el niño es capaz de girar la cabeza con tal de seguir con la mirada un estímulo, aunque a veces con breves oscilaciones y pérdidas de control.
Una vez el niño tiene la capacidad de mantener la cabeza erguida, podrá mantenerse sentado de una forma más controlada, adquirirá el volteo y gateo.

desarrollo cefálico 4


En efisiopediatric podéis encontrar artículos y asesoramiento sobre fisioterapia pediátrica de la mano de expertos. Ofrecemos servicios de consultas y valoraciones especializadas.


También te puede interesar

¿Cuál es la mejor postura para mi bebé?

Referencias bibliografías:

http://www.babycentre.co.uk/a6579/developmental-milestones-head-control

Fotografías empleadas:

Mirari2Mirari Ochandorena Acha, graduada en Fisioterapia por la Escuela Universitaria Gimbernat, con mención en la especialidad de neurología, y Máster en Fisioterapia Pediátrica por la Universidad Internacional de Cataluña (UIC). Doctorando en la Universidad de Vic-Universidad Central de Catalunya (UVIC-UCC). Con experiencia en fisioterapeuta neurológica y pediátrica en diferentes centros y entidades de Navarra y Barcelona.

Compartir artículo en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

, ,

5 Comentarios para Desarrollo del control cefálico

  1. Rodolfo Rodriguez 21/04/2017 a las 13:33 #

    Buen día, sería de gran utilidad que incluyeran más técnicas para favorecer el control cefálico.

  2. Luis 22/04/2017 a las 10:41 #

    Durante todo el articulo se hace referencia a la FUERZA como factor clave en el “aprendizaje” del control cefálico. Siento disentir , ya que la investigación científica apunta en otra dirección, se trata de coordinación y no de la zona del cuello sino de una coordinación global que implica a todo el cuerpo en ese control cefalico. En eso esta deacuerdo desde la teoria de sistemas dinámicos hasta la ontogenesis de Vojta. Además tampoco comparto que se trate de un aprendizaje puesto que ocurre en el mismo periodo en todos los niños sanos…eso es innato.

    • Mirari Ochandorena
      Mirari Ochandorena 24/04/2017 a las 20:27 #

      Primero de todo, agradecerte Luis por tu comentario y tu aportación, es interesante compartir diferentes opiniones y puntos de vista.
      En el artículo sobre el desarrollo del control cefálico, mencionamos la fuerza como requisito, ya que es lo que apuntan diferentes estudios basamos en la actual Teoría de Selección de Grupos Neuronales (NGST), y es en que basamos nuestra práctica clínica, pues nuestro objetivo es progresar y mejorar en las intervenciones que llevamos a cabo diariamente con los niños a los que atendemos.
      Siempre es un placer poder contar con otros puntos de vista, de esta manera, todos aprendemos.
      Muchas gracias.

  3. Aida 05/06/2017 a las 12:28 #

    ¿Qué opinas sobre la metodología de movimiento libre y actividad autónoma que recomienda no poner al bebé boca abajo hasta que él no llegue por si solo hasta esa posición?

  4. Ascen 05/06/2017 a las 14:32 #

    Gracias a los dos: Rodolfo y Luis por vuestras sugerencias y aportaciones en este tema: Desde mi punto de vista los niños con alteraciones en el control motor que presentan serias dificultades para controlar su cabeza contra la gravedad, sabemos que al alinear su cabeza a favor de la gravedad, es decir alineando su cabeza en relación al tronco y sobre todo si hay estímulos visuales adecuadamente colocados para que puedan ser visualizados por el niño, son estrategias muy validadas para fomentar, en lo posible, este control cefálico; ya que a pesar de las dificultades neurológicas (falta de tono muscular y/o alteración del tono extensor y/o flexor de la musculatura del cuello); en el fondo hay que pensar y buscar las mejores estrategias para favorecer que puedan mirar, atender e interaccionar con su entorno: Las ayudas técnicas y adaptaciones en el caso de niños de nivel de la GMFCS V, se deberían tener en cuenta a la hora de tratar este problema en estos niños; ya que es muy difícil que puedan llegar a controlar la cabeza por si solos, según nos pronostican estas alteraciones en el futuro. Estas ayudas seria nentre otras: Correcto posicionamiento del niño en una silla adaptada con control y alineación de la cabeza en relación al resto del cuerpo y el HEADPOD .

Deja un comentario